sábado, 19 de noviembre de 2011

EL HOMBRE UN SER PARA LA MUERTE

Aqui tu tarea. Suerte

2 comentarios:

  1. Considero que vale la pena vivir en tanto podamos, después de muertos, trascender. Es decir, que nuestra vida haya dejado una huella, que hayamos cumplido una misión. Existen varias formas de trascender, quizá con un aporte de tipo intelectual que influye notablemente en la posterior vida de la humanidad; quiza también con un aporte artístico, obras maestras que nunca son olvidadas; quizá con ejemplos de vida,de solidaridad, de valor ante la adversidad; quizá a través de la descendencia, de lo que uno haya podido inculcar en los hijos y sus resultados en ellos, en fin...
    Sin embargo sorprende que las causas de suicidio son generalmente cosas intrascendentes: deudas, amores fracasados, entre otras, producto de no mirar más allá, de una intolerancia a la frustración, en fin, de mirar el dedo y no la luna cuando éste la señala.

    ResponderEliminar
  2. Hola Elisa:

    Te felicito por la reflexión y la asimilación personal de la tarea. El sentido de la vida es un tema nuclear y evidentemente si la base de sentido (independientemente de las posibilidades con que cuenta un ser humano para ubicarlas)tambalea todo el edificio se cae. Es sorprendente la constatación que mencionas pero esa es la opción (terrible) que hicieron: ubicar en como trascendente lo intrascendente.

    ResponderEliminar